Juan Manuel Flores, delegado de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento,ha presentado el Plan Sanitario para la Semana Santa, que incluye por tercer año consecutivo la distribución de 14 desfibriladores que convierten los recorridos de las hermandades en una zona cardioprotegida.

Más de 600 personas, entre hermanos de las cofradías y personal de protección civil han recibido cursos específicos para el manejo de este tipo de dispositivos en los tres últimos años.

Cada una de las hermandades cuenta con al menos dos de sus miembros entrenados para actuar de forma inmediata en caso de presenciar una parada cardiorrespiratoria. A esto hay que sumar a los médicos y enfermeros que las hermandades llevan en su cortejo procesional.

El objetivo es disminuir la mortalidad y secuelas a través de una excelente actuación inicial. Además, se van a colocar aparatos similares en los puestos de bomberos y sanitarios.

Este programa forma parte del dispositivo sanitario de la Semana Santa de Sevilla 2018 que cuenta con 40 profesionales al día como responsables de la atención sanitaria individual o de intervención en caso de emergencia colectiva. Se desarrolla bajo la coordinación del Servicio Municipal de Salud de la Delegación de Bienestar Social y Empleo y en colaboración con el 061 y demás cuerpos que constituyen el operativo del Centro de Coordinación Operativa (Cecop) de la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores.

Se han establecido cuatro puntos fijos sanitarios que se ubican en Plaza Nueva, entorno de la Iglesia San Isidoro, Plaza de la Gavidia y entorno de San Hermenegildo e interior de la Catedral. Se encontrarán acompañadas de diferentes unidades de a pie con 12 enfermeros que se colocarán en Campana, esquina de Sagasta con Sierpes, y esquina García de Vinuesa con la Avenida de la Constitución. Estos equipamientos se complementan con cuatro ambulancias diarias que se estacionarán en San Hermenegildo, Plaza Nueva, Correos y San Pedro, así como un vehículo específico eléctrico que permitirá el acceso a calles con menos accesibilidad que se colocará en San Isidoro.

También se ha habilitado un módulo de lactancia en la Plaza Nueva que contará con personal voluntario de la Cruz Roja Juventud con el objetivo de que las madres que lo deseen puedan acceder a un lugar tranquilo y bien acondicionado para alimentar a sus hijos, favoreciendo y fomentando la lactancia materna.