El turismo de congresos está aportando también cifras históricas en Sevilla. El impacto económico que este tipo de eventos generó en la ciudad el pasado año superó los 182 millones de euros, un 3’3 por ciento más que en 2016, con lo que se han superado considerablemente las previsiones. Además, se superó por primera vez la barrera del millón de visitantes en el Palacio de Congresos y Exposiciones Fibes, donde se contabilizaron 1.043.000 personas.

Son datos aportados hoy por el delegado de Turismo, Antonio Muñoz, quien asegura que se demuestra que este tipo de turismo es un importante “motor económico” de la ciudad. “Son cifras rotundas, que avalan que Sevilla es un destino diverso que acoge a distintas tipologías de la demanda pero que en el segmento de turismo de reuniones estamos posicionados como nunca lo hemos estado”, ha explicado.

 

 

La mayor parte de los congresos están relacionados con sectores económicos vinculados a provincia o a la comunidad, como pueden ser el minero, el agroalimentario o el aeronáutico, que han desplazado de la primera posición, aunque siguen teniendo una importante presencia, a los eventos farmacéuticos o médicos. Los eventos congresuales, que acaparan el 41 por ciento de estas actividades, se sitúan en primer lugar, seguido de las ferias y de los encuentros culturales.

La previsión es ahora seguir creciendo y situarse en torno a los 200 millones de euros que puede aportar este año a la ciudad este tipo de turismo con un poder adquisitivo superior a la media. Se estima que el turista de congresos gasta unos 400 euros diarios.