La cárnica explica en un comunicado que los productos estaban en sus almacenes para destruirse o devolverse a los proveedores. También se hallaron varios palés de solomillos y panceta caducados, así como quesos gouda y emmental que también se encontraban pasados de fecha.

El Ayuntamiento de Sevilla ha advertido de que los entre 25.000 y 30.000 kilos de alimentos que han sido precintados por la Policía Local en el supermercado Sola Ricca no implica «que conlleve riesgo para la salud pública», sino que se trata de una actuación que «se lleva a cabo en garantía absoluta de la calidad del producto que se ofrece a los consumidores».

A preguntas de los medios de comunicación, tras firmar el acuerdo sobre la exhumación de la fosa común de Pico Reja, Espadas ha explicado que la actuación se ha llevado a cabo por una denuncia presentada, tras lo que se ha abierto una investigación que está en estos momentos en desarrollo. Así, indica que se está analizando si «el etiquetado es correcto» y llama a la «tranquilidad» de saber que los alimentos están inmovilizados y la «prudencia» ante una investigación abierta de la que «hay que esperar a las conclusiones».

«Lo que está claro es que, ante una denuncia, se produce la inmediata acción por parte de la Policía, que inmoviliza el material al entender que mercancía no reunía el etiquetado y catalogación adecuados», añade.

La actuación de la Policía Local, junto con veterinarios del área de consumo, ha arrancado a las 10,00 horas del lunes, cuando se ha procedido a realizar una inspección en las instalaciones del establecimiento Sola Rica, localizando varios palés de alimentos que carecían de etiquetado, sumando aproximadamente entre 25.000 y 30.000 kilos de alimentos.

Tal como detallan fuentes municipales a Europa Press, en ese momento se ha procedido al precinto de dichos alimentos en el propio establecimiento, que deberá proceder a su destrucción.

Así, se recuerda a todos los consumidores y comerciantes la «conveniencia y obligación» de respetar las normas establecidas respecto a la conservación, mantenimiento de la cadena de frío y procedencia de estos productos, que «son las que garantizarán que el producto que se adquiere está en perfecto estado».

La sede de Sola Ricca, el pasado martes.

Sola Ricca ha asegurado este miércoles que no tenía artículos caducados o en mal estado a la venta al público ni para su distribución. Así lo ha manifestado la compañía en un comunicado publicado a través de las redes sociales. En esta nota de prensa, la empresa informa de que sufrió una inspección de la Policía Local de Sevilla y las autoridades sanitarias, derivada de una denuncia anónima.

«Como cualquier operador logístico, tenemos la facultad de tener artículos en nuestros almacenes pendientes de destrucción o devolución a proveedores. Estos artículos son los referenciados en el acta de inspección», asegura la compañía.