El Servicio Andaluz de Salud (SAS) activará a partir del 1 de diciembre el Plan de Alta Frecuentación en sus centros sanitarios para abordar de manera coordinada los incrementos habituales de la demanda asistencial urgente durante los meses de invierno.

 

La directora gerente del SAS, Francisca Antón; la directora general de Asistencia Sanitaria, María Dolores Alguacil, y el director del Plan de Urgencias y Emergencias de Andalucía, Luis Jiménez, han presentado los detalles de esta medida que establece las diferentes acciones en los centros para garantizar la respuesta más eficaz y de calidad a la población.

 

Francisca Antón, directora gerente del SAS.

 

En esta estación y especialmente en los periodos de mayor descenso de temperaturas coincidiendo con la epidemia de gripe, se produce un incremento de la demanda asistencial, con aumento de la frecuentación en los servicios de urgencias, tanto de atención primaria como de atención hospitalaria, según un comunicado.

Las personas que más acuden a los puntos de urgencias son pacientes mayores aquejados por diferentes patologías crónicas (bronconeumopatías, insuficiencia cardíaca, diabetes, cardiopatía isquémica) y, en general, pacientes pluripatológicos cuyas enfermedades de base se descompensan con el frío y los virus circulantes.

El Plan de Alta Frecuentación contempla la monitorización diaria de la afluencia de pacientes a las urgencias de atención primaria y hospitalaria de modo que puedan tomarse las medidas necesarias para atender al incremento de la demanda.

 

 

 

Los sistemas de información permiten conocer, en varios momentos del día, el número de personas atendidas y, en el caso de los hospitales, los pacientes ingresados y la fluctuación de la demanda en relación con el mismo día de la semana del año anterior.

Francisca Antón ha explicado que “los centros sanitarios públicos están preparados” para atender el incremento de la demanda en Urgencias, si bien, ha precisado que no se puede conocer con exactitud en “qué día exacto o centro concreto se va a producir un incremento exponencial del número de pacientes”.

En cualquier caso, con las medidas organizativas, de gestión y de aumento de recursos previstas en el Plan, todos los pacientes serán atendidos en el menor tiempo posible, la atención sanitaria está garantizada y los profesionales están preparados para afrontar esta situación.

 

 

Además, el sistema de triaje permite priorizar la atención a los pacientes en función de la gravedad de forma que, a pesar de haya un incremento del número de personas que acuden a las Urgencias, el sistema de triaje identifica y prioriza a los pacientes más graves.

En estos momentos, según los datos aportados al Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias por los servicios de urgencias de los centros sanitarios, la demanda de atención urgente se mantiene en los parámetros normales.

Se viene registrando en estos días un ligero incremento en el número de hospitalizaciones de pacientes crónicos, si bien, no ha sido necesario a nivel general activar ninguna de las medidas de las fases 2 y 3 del Plan de Alta Frecuentación, aunque se mantiene alerta para su activación en el caso de necesidad, según la nota.