Una vez le preguntaron ¿Quién es Dios?.

Dios es una línea que se bifurca – respondió la Beata Juana

Tenia solo 14 años y nadie entendió lo que intentaba decirles, y después todos los niños hicieron a la Beata Juana mil preguntas en su lecho de muerte.

-¿Estamos vivos o muertos?

-¿Estamos cansados o descansados?

-¿Estamos sanos o enfermos?

-¿Tenemos tiempo o se nos ha acabado?

-¿Somos buenos o somos malos?

-¿Somos jóvenes o viejos?

-¿Somos limpios o inmundos?

-¿Somos tontos o somos listos?

-¿Somos sinceros o falsos?

-¿Somos ricos o somos pobres?

-¿Somos reyes o ciervos?

-¿Somos valientes o cobardes?

-¿Somos cálidos o fríos?

-¿Somos felices o estamos ciegos?

-¿Somos decepción o somos alegría?

-¿Estamos perdidos o convencidos?

-¿Somos hombre o somos mujer?

– No importa, respondió la Beata Juana mientras agonizaba a los 18 años y luego añadió, al borde de la muerte con lágrimas en los ojos:

Dios no puede dejarse ver

Dios no grita

Dios no susurra

Dios no escribe

Dios no charla

Dios no nos consuela…

Y los niños le preguntaron ¿Qué hace Dios?, y Juana respondió:

Dios sonríe… y solo entonces Todos entendieron…

Y ahora os lo pido: Sonreír, Sonreír, Sonreír