La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Sevilla, adscrita a la Consejería de Cultura, ha aprobado incoar un expediente destinado a catalogar como bien de interés cultural (BIC) el yacimiento arqueológico de Cerro Macareno, ubicado en La Rinconada y con vestigios que se remontan al primer milenio antes de Cristo.

El delegado territorial de la Consejería de Cultura, José Manuel Girela, ha informado este miércoles, en rueda de prensa, sobre acuerdos del citado organismo respecto a enclaves o monumentos de la provincia.

Girela, acompañado por la primera teniente de alcalde y portavoz del Ayuntamiento de La Rinconada, Raquel Vega, ha explicado que la Comisión de Patrimonio ha informado de forma favorable, sobre un procedimiento para la catalogación del yacimiento arqueológico Cerro Macareno, ubicado en La Rinconada, como bien de interés cultural (BIC).

El yacimiento Cerro Macareno está formado por dos montículos resultantes de la destrucción parcial de un cabezo por su explotación como cantera de áridos en los años 60 y 70 del siglo XX. y muestra los restos de un asentamiento humano del primer milenio antes de Cristo.

El yacimiento cuenta con una secuencia estratigráfica que va del siglo VIII al I antes de Cristo. Aun así, existen materiales arqueológicos en superficie que evidencian una duración algo más prolongada en algunos de sus sectores o al menos una frecuentación en época romana imperial.

Desde los comienzos de la investigación, el Cerro Macareno evidenció su enorme valor científico y patrimonial, porque suministró de inmediato una guía excelente para el conocimiento de toda la secuencia cultural protohistórica del Guadalquivir inferior, incluyendo sus dos momentos, como son el tartésico y el turdetano. La estratigrafía allí lograda fue la más completa obtenida jamás, hasta los años setenta del siglo XX, en Andalucía occidental.

 

“PASO HISTÓRICO” PARA LA RINCONADA

Para la edil rinconera Raquel Vega, esta iniciativa supone un “paso histórico” para La Rinconada, ya que la catalogación y protección de este yacimiento de 50.000 metros cuadrados supondrá conservar mejor “un gran testigo de la vida urbana y comercial de varias etapas como la tartésica, la cartaginesa y los primeros años de la romana”.

Igualmente, Vega ha querido agradecer a la Junta “la agilidad para tramitar esta iniciativa”, que se prevé que esté resuelta “en menos de un año”, y que viene a unirse a un convenio marco que el Consistorio rinconero, la Universidad de Sevilla y la Consejería de Cultura firmaron para “proteger, investigar y divulgar un yacimiento como el Cerro Macareno, con un valor que puede ser igual de importante que el emblemático yacimiento del Carambolo” y que situará a La Rinconada “en ruta para el conocimiento de la cultura tartésica”.

Con respecto a otras actuaciones en la provincia, la Comisión de Patrimonio ha considerado de manera favorable el proyecto de conservación y restauración de los mosaicos del Conjunto Termal de Herrera, promovido por el Ayuntamiento del municipio.

Este proyecto, que además de contar con labores previas de documentación gráfica y fotográfica de las fases de restauración, tiene previsto una fase inicial de consolidación antes de las actuaciones de limpieza, asegurando así que no se producirán daños mayores y pérdidas de material.

NECRÓPOLIS DE CARMONA

Finalmente, en Carmona, el órgano patrimonial ha aprobado un proyecto de conservación y restauración de la tumba del Ritón y una intervención urgente en la tumba de Servilia, de la Necrópolis Romana del municipio, cuya construcción se remonta al siglo I después de Cristo.

En concreto, la tumba de Ritón corresponde al tipo más común en esta necrópolis, que es el de pozo y cámara, mientras que la de Servilia es una tumba de características singulares debido a su monumentalidad, con un gran patio central rodeado de galerías en las que se distribuyen algunas cámaras, y con un jardín funerario en su fachada oriental.

Así, en la tumba del Ritón se aborda una actuación integral de sus patologías, que atendiendo a su característica constructiva está sometida al deterioro producido, principalmente, por el agua de lluvia; en tanto que en la cámara principal de la tumba de Servilia se ciñe la actuación a la eliminación de sedimentos biológicos y a la fijación de estucos y pinturas que corren riesgo de desprendimiento.