La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía trabaja ya en una planificación que despeje las incertidumbres que condicionan la terminación y puesta en servicio comercial del tranvía de la Bahía de Cádiz, cuya entrada en servicio fue comprometida por el anterior Gobierno de la Junta para antes del 1 de abril del presente año, fecha tope para cumplir con los requerimientos de la cofinanciación europea. Esta infraestructura acumula un retraso de siete años, ya que se anunció que su inauguración sería en 2012.

La negociación con la Comisión Europea para salvaguardar la cofinanciación Feder, otorgada en 2014 mediante la Declaración de Gran Proyecto, así como la formalización del contrato para que Renfe preste el servicio de operación y los contratos para culminar remates de obra que garanticen la continuidad de las pruebas dinámicas constituyen los principales obstáculos heredados del anterior Gobierno andaluz.

El viceconsejero de Fomento, Jaime Raynaud, visitando las cocheras del tranvía en Pelagatos.


El viceconsejero de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Jaime Raynaud, realizó ayer una visita técnica a esta infraestructura acompañado por responsables de ADIF. Se desplazaron desde los talleres y cocheras de Chiclana, ubicados en el polígono de Pelagatos, y donde tiene origen el trazado tranviario, hasta el tramo urbano de San Fernando, donde concluye la plataforma tranviaria. Concretamente, el viceconsejero, acompañado también por el director gerente de la Agencia de Obra Pública de la Junta, Julio Caballero, y la delegada territorial de Fomento, Mercedes Colombo, pudieron comprobar los trabajos que se desarrollan en la última actuación de obra civil pendiente aún de culminar, correspondiente al apeadero de Río Arillo, donde se encuentra también el punto de conexión física entre las vías del tranvía y de la línea férrea Sevilla-Cádiz, que permitirá la continuidad de los trayectos hasta la estación de la plaza de Sevilla, en la capital gaditana.

Resultado de imagen de tranvía de la Bahía de Cádiz

Este tranvía supone una inversión global, incluidas actuaciones asociadas en materia de apeaderos, estaciones de autobuses y de una vía ciclista paralela, de 256 millones de eurosEl importe subvencionable de los fondos Feder, conforme a la certificación acreditada, asciende a 99 millones de euros, equivalente al 38,6% del presupuesto total. De acuerdo a las directrices sobre el cierre del programa operativo Feder anterior (2007-2013), esta infraestructura debía estar concluida y en uso antes del 31 de marzo de 2019 para garantizar así la preservación de dicha cofinanciación.

El anterior Gobierno andaluz, según Raynaud, no formalizó el contrato de prestación de servicio para la explotación ni obtuvo de ADIF la homologación del material móvil, por lo que está pendiente la autorización de puesta en servicio comercial por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria para la circulación de unidades del tren tranvía tanto por el tramo ferroviario como por el tramo mixto.