FOTO: Pepo Herrera/Ayuntamiento de Sevilla

El proyecto de modificación de la Ordenanza de Obras y Actividades permitirá agilizar trámites, simplificar procedimientos y facilitar la actividad de autónomos, emprendedores y pequeños empresarios.

El Ayuntamiento de Sevilla ha informado que impulsará los trabajos con los grupos municipales de la Corporación para la aprobación en el Pleno del Ayuntamiento de la modificación de la ordenanza de Obras y Actividades una vez recabadas propuestas e iniciativas de los colegios profesionales y de Gaesco y solicitado informe por primera vez en una tramitación de este tipo al Consejo Económico y Social de Sevilla. “Nuestro objetivo es simplificar los trámites especialmente para los autónomos, emprendedores y pequeños empresarios. Que poner en marcha una iniciativa empresarial en Sevilla que además genere empleo sea más fácil y que se resuelva el atasco histórico que tenemos”, ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz.

El proyecto modifica la ordenanza aprobada en 2013, una vez constatadas sus disfunciones y analizadas distintas posibilidades de mejora. De esta forma, se evitan duplicidades e ineficiencias, se simplifican procedimientos complejos, se regula la exigencia de licencias sólo cuando la ley lo exija y se mejora la regulación de las distintas actividades económicas. “Esta modificación forma parte de un plan de actuación junto con el plan de choque que hemos puesto en marcha este año en Medio Ambiente y el objetivo de unificar los servicios de Medio Ambiente y Gerencia de Urbanismo que queremos tener culminado antes de fin de año tal y como recomienda el CESS”, ha explicado Muñoz.

En este sentido, el proyecto de modificación de la ordenanza amplía los supuestos de actividades excluidas de la obligación de presentación de licencia de actividad o declaración responsables, lo que afectará entre otras actividades a oficinas y despachos profesionales de menos de 100 metros cuadrados. También pasan a autorizarse a través de declaraciones responsables iniciativas empresariales como hoteles de menos de 1.000 metros cuadrados, clínicas sin hospitalización, centros privados de educación de menos de 750 metros cuadrados, ópticas, farmacias o clínicas.

La modificación de la ordenanza además favorecerá la obtención de la licencia de obras y, por tanto, el acceso a financiación y el inicio de los proyectos, toda vez que la calificación ambiental dejará de exigirse como requisito previo y pasará a ser una exigencia antes del inicio de la actividad. También se facilitarán los cambios menores de usos en los negocios, así como las obras que no conllevarán de forma automática nuevas licencias de actividad como hasta ahora.

“Estamos haciendo el procedimiento con más participación. Hemos publicado en la web las líneas básicas del cambio, hemos consultado a los colegios profesionales y hemos pedido informe al CESS. Iremos incorporando sugerencias también de los grupos políticos con el objetivo de aprobar próximamente el nuevo texto tan necesario en la ciudad en el Pleno del Ayuntamiento”, ha concluido Muñoz.