Londres es una ciudad orgullosa de sus artistas callejeros, pero los populares buskers, que es como se les conoce, tienen un problema. Cada vez hay menos personas que visitan la capital inglesa con dinero en efectivo. Para solucionarlo, el ayuntamiento ha optado por una solución realmente inusual: datáfonos.

El alcalde Sadiq Khan, a través de la organización Busk in London ha firmado un acuerdo con la compañía de pagos sin contacto iZettle por el que los músicos y otros artistas callejeros que lo deseen podrán solicitar un pequeño datáfono (similar al de abajo) con el que recibir pagos de los transeuntes. El sistema es compatible con tarjetas bancarias dotadas de chip sin contacto y medios de pago electrónico que usan NFC como Apple Pay o Google.

Ed Sheeran salió -musicalmente hablando- de las calles londinense.

Artistas como Charlotte Campbell ya llevan unos meses usando el sistema y aseguran haber notado un incremento notable en sus ingresos. Cada artista puede aceptar la cantidad que el cliente quiera o fijar un intervalo concreto. La persona que paga ve en todo momento la cantidad y autoriza la operación mediante pin. Con la medida, la ciudad incorpora prácticamente el último sector que quedaba que aún no usaba pagos electrónicos sin contacto. Desde 2007, prácticamente todas las tiendas, kioskos y pequeños establecimientos de la ciudad aceptan este sistema.

Londres es una rara excepción en el caso de los artistas callejeros. Mientras en otras ciudades los prohíben, la capital británica los acoge y regula hasta al punto de que hay un manual oficial para los artistas que quieran animarse a llevar un espectáculo a la calle. El manual incluye normas de convivencia, horarios y hasta zonas en las que probar suerte. Antes de ello la ciudad obliga a obtener una licencia