Según los datos facilitados a Efe por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, las adicciones sin sustancia (que incluyen el juego o las compras además del móvil o internet) representan el 5 % de los casos atendidos en los centros de tratamiento de la Junta, por los que el año pasado pasaron en total 53.425 personas, la mayoría por problemas con el alcohol y la cocaína.

En el caso de la adicción a las nuevas tecnologías, llama la atención su predominio entre los menores de edad, que va en aumento.

Así, en 2017 fueron atendidos seis menores más por adicción al móvil o internet que en 2016 mientras que el total de personas atendidas por problemas con las nuevas tecnologías bajó de 83 a 71.

Del total de personas en tratamiento el año pasado, 34 lo fueron por su adicción al móvil (24 menores) y 37 a internet (16 menores).

Por sexo, 53 eran hombres (32 de ellos menores) y 18 mujeres (ocho de ellas menores).