Los representantes de los sectores hispalenses de la hostelería, el comercio y la distribución de bebidas y el Ayuntamiento capitalino han alcanzado finalmente el acuerdo que venían negociando las últimas semanas, de cara a la aplicación concreta de las restricciones promovidas en materia de seguridad para el casco histórico de la ciudad durante la Madrugada del Jueves al Viernes Santo, según las fuentes consultadas por Europa Press, que indican que este miércoles se celebrará una presentación pública de los términos exactos del pacto.

Todo arranca después de que la Madrugada del jueves al viernes Santo de 2017 estuviese marcada por estampidas y tumultos que dejaron más de cien lesionados y heridos, 17 de los cuales requirieron ingreso hospitalario.

Como consecuencia de los incidentes, fueron arrestadas más de diez personas por presuntos delitos de desórdenes públicos o contra los sentimientos religiosos, siendo tres de ellos encarcelados de modo provisional.

Frente a ello, el paquete de medidas diseñado para reforzar las medidas de prevención, auto protección y seguridad durante la Semana Santa de 2018 incluyó en el caso de la Madrugada el controvertido cierre adelantado de los establecimientos hosteleros de entornos «conflictivos» como los de la Cuesta del Rosario, la plaza de la Alfalfa o la calle Arfe, así como la prohibición de que las tiendas «de conveniencia» vendiesen productos con envases de vidrio, latas o cualquier otro elemento que pudiese suponer un riesgo.

NEGOCIACIÓN EN MARCHA

En ese sentido, y de cara a la siguiente Semana Santa, para la que se pretende repetir las medidas de 2018, la patronal exponía recientemente que los empresarios hosteleros «entienden la necesidad de llegar a un acuerdo en la regulación tanto en la venta y consumición de alcohol, como en las zonas en las que se aplicarán las restricciones, los horarios y el tipo de envases y bebidas que serán permitidas».

«Tanto los establecimientos de alimentación, como los de hostelería y los distribuidores tienen necesariamente que contar a tiempo con la información necesaria sobre el tipo de normas que se van a aplicar para, en su caso, arbitrar las medidas necesarias que les permitan hacer sus previsiones, manteniendo la actividad empresarial y la viabilidad de sus empresas», señalaban.

No obstante, la patronal consideraba necesario que las medidas que afectan a las empresas legalmente establecidas sean de aplicación también en la venta ambulante legalizada, reclamando «intensificar» las actuaciones contra la venta ambulante ilegal.

Bajo la premisa de que es necesario «garantizar la seguridad de los ciudadanos y mantener la autenticidad y el carácter de la Semana Santa», como señalaba recientemente la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), la negociación habría incluido propuestas en torno a cierto margen horario para los negocios durante la Madrugada en algunos espacios del casco histórico, así como medidas para impedir la salida de elementos de cristal desde los establecimientos a la calle y la implementación de envases de plástico, según señalaban a Europa Press semanas atrás desde el sector hostelero.

No obstante, los términos finales del acuerdo serán presentados este miércoles a las 10,30 horas en una rueda de prensa conjunta entre las partes.