El Gobierno no permitirá que los comercios pongan más baratos sus productos en sus locales físicos para evitar aglomeraciones y que aumente de este modo el riesgo de contagios por el coronavirus. Sí podrán aplicar descuentos a través de sus páginas en Internet. Esta medida estará vigente en todos los territorios que hayan pasado a la fase 1 hasta nuevo aviso. 

Así lo señala el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado sábado. «Los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a aglomeraciones de público, tanto dentro del establecimiento comercial como en sus inmediaciones. Esta restricción no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web», señala el BOE en su disposición adicional segunda. 

Prohibidas las rebajas: sólo se puede comprar barato en Internet

La decisión ha sido un duro mazazo para el sector textil, que esperaba deshacerse en las próximas semanas del stock acumulado durante la fase más dura del confinamiento. Hay que señalar que desde el pasado lunes, los territorios que pasaron a la fase 1 podrían abrir los comercios de más de  400 metros con un 30% del aforo, una medida por la que protestó el pequeño comercio al entender que la limitación de la capacidad garantizaría la distancia de seguridad. 

Recordar que el tema de la rebajas ya ha suscitado polémica durante el confinamiento debido a que los pequeños comerciantes textiles han reclamado la suspensión de la rebajas de verano al no poder competir con las grandes empresas. Vaticinaron el cierre del 40% de las tiendas de ropa y complementos.