El Ayuntamiento de Dos Hermanas (Sevilla), ha aprobado en su junta de gobierno la licitación de la intervención arqueológica proyectada en la torre de Los Herberos, una antigua atalaya almohade declarada bien de interés cultural (BIC), en cuyo entorno se ubican los vestigios de la antigua población romana de Orippo y que sufre graves problemas de conservación.

La situación de esta vieja atalaya almohade levantada entre los siglos XII y XIII motivó que la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, abriese una queja sobre el “grave deterioro” de este legado patrimonial.

A la hora de cerrar su actuación, Maeztu constataba que el Ayuntamiento de Dos Hermanas y la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura estaban promoviendo medidas para combatir el deterioro de la torre, solicitando a ambas administraciones “la continuidad de los trabajos emprendidos y el impulso de las medidas dirigidas al cumplimiento de las obligaciones establecidas, en sus respectivos ámbitos competenciales, en la normativa patrimonial y artísticas”.

Ahora, la junta de gobierno del Ayuntamiento de Dos Hermanas ha aprobado licitar mediante un procedimiento negociado un contrato de obras titulado “actividad arqueológica y consolidaciones puntuales en la Torre de los Herberos”, por un importe de casi 50.000 euros.

Esta actuación, autorizada el pasado mes de diciembre por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, está dirigida a acometer una investigación arqueológica en la torre y realizar consolidaciones puntuales en el monumento, como antesala a un futuro proyecto de rehabilitación integral. Las actuaciones que ahora salen a concurso parten precisamente de un documento diseñado meses atrás por los arqueólogos José María Boza Mejías y José María González Jiménez, y por el restaurador Carlos Núñez Guerrero.