La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha iniciado este miércoles un curso titulado ‘Itálica Adrianea. Nuevas perspectivas y nuevos resultados (in memoriam de Fernando Gascó)’, organizado con el patrocinio de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) y la colaboración de la Universidad de Sevilla (US) con el objetivo de “poner en común las últimas investigaciones realizadas por los máximos expertos sobre el conjunto arqueológico sevillano”.

En la inauguración de este curso, que se desarrolla hasta este jueves y que se ha celebrado en la Casa de la Provincia de Sevilla, se ha rendido un homenaje al catedrático de Historia Antigua de la US Fernando Gascó Lacalle (1951-1995), “gran referente” para docentes e investigadores de esta disciplina, según informa la UIMP en un comunicado.

Resultado de imagen de ITALICA

Este homenaje ha contado con la presencia de la viuda de dicho catedrático, Emma Falque Rey, catedrática de Filología Latina de la US, así como con la directora de la UIMP en Sevilla, Encarnación Aguilar, y los directores del curso, el catedrático de Historia Antigua de la UPO Juan Manuel Cortés Copete, y el catedrático de Arqueología de la US José Beltrán Fortes.

Este último profesor ha recordado algunas anécdotas de la amistad que le unía a Gascó, con quien compartió sus últimos cinco años de actividad profesional en la Universidad de Sevilla. “Fue un hombre lúcido que nos dejó una gran pérdida personal, humana y académica, como puede verse en sus prolíficos escritos e investigaciones”, ha resaltado el codirector del curso.

Desde la UIMP explican que la labor más destacable de Gascó ha sido la creación de un equipo de investigadores de “gran solvencia” que, bajo su liderazgo, encontraron sus propios caminos de investigación y constituyeron la actual escuela sevillana de Historia Antigua, como así lo atestiguan sus alumnos de principios de los años 90.

Uno de estos pupilos es precisamente el catedrático Cortés Copete, quien también lo ha rememorado como un profesor “lleno de ideas y amante de la antigüedad griega”.

Resultado de imagen de ITALICA

Por su parte, Emma Falque ha recordado la figura de Gascó citando algunas estrofas del ‘Tratado de la amistad’ de Cicerón, pues con el investigador compartía también inquietudes profesionales y académicas.

Según ha expuesto Beltrán, el reinado de Adriano se considera como el momento auge de experimentación política, social, económica, cultural, artística y religiosa de la antigüedad romana. “El momento ‘adrianeo’ es el de mayor valor universal y justifica la carrera en la que estamos inmersos ahora para que se reconozca Itálica como Patrimonio Mundial de la Humanidad”, ha señalado.

El objetivo que se persigue con este curso es “dar a conocer el trabajo y los resultados de los últimos proyectos de investigación referidos a Itálica”, para lo que cuenta con arqueólogos como Pilar León-Castro Alonso, Fernando Amores Carredano, Oliva Rodríguez Gutiérrez –todos ellos de la US–, y Rafael Hidalgo Prieto, de la UPO.

También participan los historiadores Antonio Caballos Rufino y Fernando Lozano Gómez, de la US; Mirella Romero Recio y Jaime Alvar Ezquerra, de la Carlos III; Jesús Salas Álvarez, de la Complutense; y Elena Muñiz Grijalvo, de la Pablo de Olavide.

En esta actividad está previsto el estudio del urbanismo, el territorio, la epigrafía, las colecciones arqueológicas italicenses, así como los principales problemas vinculados con la creación de una nueva cultura “imperial” y su plasmación en el laboratorio que fue Itálica.

Además, este jueves está prevista la visita al conjunto arqueológico de Itálica para estudiar ‘in situ’ el Iseo y el Traianeum de la mano de los arqueólogos Sebastián Vargas y Álvaro Jiménez.

HOMENAJE

Fernando Gascó Lacalle (1951-1995) fue catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Sevilla y “destacó por su capacidad organizativa, tarea avalada por la enorme cantidad de cursos y seminarios en los que participó”, entre los que figuran tres como director en UIMP Sevilla, titulados ‘El pasado renacido: uso y abuso de la traducción clásica’ (1991), ‘Modelos ideales y prácticas de vida de la antigüedad clásica’ (1992) y ‘Graecia copta. De la conquista de Grecia a la helenización de Roma’ (1993).

El profesor Gascó cuenta con siete libros de los que es autor o traductor, en ocho participó como editor científico, además de 25 capítulos de libros y otros 25 artículos en revistas especializadas.

Resultado de imagen de Fernando Gascó Lacalle

Según destacan en el comunicado de la UIMP, este catedrático “brilló por sus alabadas traducciones”, entre ellas, su parte en el volumen 1 de los ‘Discursos’ de Elio Aristides (1987); su parte en la ‘Introducción a Menandro el Rétor’; dos tratados de retórica epidíctica; su traducción de los ‘Consejos Políticos’ de Plutarco; en colaboración con J. Solís, y, además, tradujo a Livio (I: ‘Liwo. Esfoka de Roma. La Segunda Guerra Púnica’. IE Libros 26-30).