Un mercado donde los particulares puedan vender sus datos a las empresas, un identificador de perfiles falsos, una caja registradora en el iPad, una banca alternativa para exportadores de mercados emergentes y versiones de libros en píldoras de 15 minutos. ¿Puedes replicar en España estos modelos de éxito en el extranjero?

PILAR ALCARAZ | EMPRENDEDORES

Un mercado donde comprar y vender todo tipo de datos 

Sí, has leído bien. StreetCred está construyendo un mercado donde los usuarios puedan ser recompensados por sus datos. Utiliza tecnología blockchain, ya que esta permite descentralizar los datos y crear un espacio seguro donde formalizar los pagos. El intercambio se realizaría a través de una aplicación que los usuarios se puedan descargar y en la que vayan recopilando datos de su ubicación en la ciudad e ir ganando tokens con ellos. Después, las empresas que lo deseen pueden comprar los datos adquiriendo esos tokens. Para que el mercado funcione, se han preocupado por la confianza creando un control por parte de la plataforma para verificar los datos que se venden. Además, la aplicación es completamente anónima y se limita a recopilar datos de ubicación. De momento, se está probando en Nueva York, pero la idea es extender el sistema a todo el mundo. 

Un identificador de perfiles e imágenes falsos 

Con Truepic se puede acabar con la manipulación de imágenes que generan falsas noticias sobre personalidades de todo tipo. A través de inteligencia artificial, es capaz de detectar cualquier imagen que haya sido alterada o falseada sea en una fotografía o en soporte vídeo. Una excelente noticia para los medios de comunicación y para la audiencia, 3.200 millones de navegantes que pueden recuperar en cierta forma la confianza en la red.  

Una caja registradora en el iPad

Se llama Tiller y es una startup francesa creada en 2014 y especializada en desarrollo de software que no ha dejado de acaparar financiación desde su lanzamiento. Acaba de cerrar una ronda Serie B de 12 millones de euros para continuar con su expansión internacional. Y todo ello gracias a una solución todo en uno para comercios y restaurantes: servicio de pago, reservas, pedidos, etc. La aspiración de sus fundadores es convertirse en la “única herramienta necesaria para la gestión diaria del negocio”. Un TPV en el iPad que permite llevar toda la gestión y realizar análisis del negocio. 

La banca alternativa para exportadores de mercados emergentes 

Drip Capital es una compañía de Palo Alto que se ha propuesto acabar con los problemas de liquidez que sufren los exportadores de países emergentes a la hora de aceptar pedidos demasiado grandes. O por el desfase que se produce entre el momento en el que pagan a sus proveedores y el momento de cobrar sus facturas, incluso aunque trabajen con clientes procedentes de Estados Unidos o de Europa.

La idea de esta startup es financiar a corto a los pequeños exportadores que se registren en su plataforma y que previamente hayan pasado el corte de control de riesgos a los que le somete la compañía, claro. De momento, ya han abierto su mercado en India pero su idea es expandirse por muchos más países explotando este vertical desatendido en el que sin duda predominan las pequeñas y medianas empresas. Desde su fundación han movido ya más de cien millones de dólares. 

Versiones de libros en píldoras de 15 minutos 

Blinkist ofrece un servicio de suscripción mensual que cuesta 8 dólares a cambio de recibir resúmenes de libros de gestión, emprendimiento, liderazgo, etc. Las versiones se pueden obtener por escrito o en audio y siempre pensando en mantener ese formato de los 15 minutos de duración. La idea es de unos emprendedores alemanes –tiene su sede en Berlín– y ya lleva acumulados más de 30 millones de euros de financiación. Necesitan dinero para ampliar el catálogo de traducciones a más idiomas y estar en más mercados. Se ha lanzado inicialmente en inglés y alemán y ya cuenta con 6 millones de usuarios. Una buena forma de competir con Amazon sin entrar al trapo.