Andalucía despide el mes de octubre con una subida del paro en 12.971 personas, según los datos publicados por el Ministerio de Empleo. Con este nuevo incremento, del 1,54 por ciento, el total de parados andaluces asciende a 854.856 desempleados.

El aumento se ha producido sobre todo en el Sector Servicios. Octubre es un mes tradicionalmente negativo para el empleo por el fin de temporada veraniega y este año 12.936 personas del sector se han apuntado a las oficinas de empleo en Andalucía, casi el mismo número total de nuevos desempleados que suma la comunidad andaluza. Ha bajado, en cambio, en la Construcción, con 1220 parados menos, y en la Agricultura, con un descenso que afecta a 155 personas.

El balance de los últimos doce meses sí es positivo, con 63.691 desempleados menos que hace un año, lo que representa una bajada del 6,93 por ciento. Andalucía lidera la caída del paro en el país en términos interanuales pero es, al mismo tiempo, la segunda comunidad en subida absoluta de desempleados en el último mes.

Uno de cada cuatro sevillanos en paro

El paro sube en todas las provincias andaluzas, salvo en Almería y Córdoba. En Sevilla se suman 2.289 personas más a esta lista, con un incremento del 1,12 por ciento, que eleva la cifra a 206.607 sevillanos. La tasa de desempleo alcanza el 22,29 por ciento, lo que se traduce en que una de cada cuatro personas en edad de trabajar está sin empleo.

El 95 por ciento de los contratos que se firmaron en la provincia fueron temporales, lo que da cuenta, según insisten los sindicatos, de la precariedad en el mercado laboral. Además, el 37,66 por ciento de los parados no cuenta ya con ninguna prestación.

De UGT, la secretaria de Comunicación de Sevilla, María Iglesias, asegura que estos datos muestran “la debilidad de la recuperación del empleo ligado en la provincia a los meses de verano o a las fiestas de la primavera”.

Por otra parte, a este mes tradicionalmente negativo se suma, según explica el secretario provincial de Comisiones Obreras, Alfonso Vidán, que ha sido “un mes muy malo para la campaña de recogida de la aceituna”, por lo que el sector agrario “no ha mitigado” como otras veces el fin de la temporada turística.