El acuerdo firmado esta semana entre España y China sobre carne porcina abre la opción al sector del ibérico nacional de exportar más productos al país asiático, que hasta ahora no permitía la llegada de patas de jamón, lomo o embutidos. Fuentes del sector dedicado a la producción de cerdos ibéricos han asegurado que por el momento es “imposible cuantificar” qué supondrá el pacto en términos económicos, aunque previsiblemente aumentará el interés de las empresas españolas por solicitar la certificación de las autoridades chinas para poder exportar.

Hasta ahora, la normativa permitía la venta en el país asiático de carne y “despojos comestibles” -estómago, intestinos, manos, etc.-, pero no la llegada de productos cárnicos con una curación inferior a 313 días ni con hueso.

Resultado de imagen de JAMON CHINO

En la práctica, esto impedía la exportación de patas de jamón enteras -por tener hueso- y de productos como el lomo, con una curación inferior a la exigida, y todos los embutidos ibéricos, categoría en la que se incluyen el chorizo y el salchichón.

Sin embargo, empresas españolas comercializan desde hace años en China tanto paleta de jamón curada (la legislación exige una curación de más de un año) como jamón curado (la normativa obliga a un proceso de curación superior a 600 días), aunque debían venderse sin hueso.

Resultado de imagen de JAMON CHINO

Resultado de imagen de JAMON CHINO

Fuentes del sector han explicado que el acuerdo “abre el abanico” a más productos procedentes del cerdo ibérico, aunque han recordado que para poder exportar cada compañía debe ser autorizada por las autoridades chinas, que envían una delegación para inspeccionar las instalaciones antes de conceder el permiso.

 

INTERESADOS EN COMPRAR TODO EL JAMON DE MERCADONA POR 1.000 MILLONES

El grupo chino Kam Fung Group Company Ltd está en conversaciones para adquirir una participación mayoritaria del grupo cárnico español Incarlopsa, según Reuters. En esta operación, el grupo chino valoraría al proveedor de Mercadona en unos de 1.000 millones de euros.

Kam Fung Group, una firma de inversión china de capital privado, esta analizando la adquisición de una participación de hasta el 95% en la sociedad. Incarlopsa es una empresa familiar española propiedad de la familia Loriente Piqueras y especializada en jamón serrano.

La compañía tiene una deuda de alrededor de 200 millones de euros, según una de las fuentes, y la operación podría estructurarse de tal forma que la familia conservase una participación minoritaria.

 Las negociaciones se producen en un momento en el que los inversores chinos están renovando gradualmente su interés en realizar compras en el extranjero a medida que Pekín comienza a aliviar los duros controles que introdujo para limitar la fuga de capitales a finales de 2016.

Contactado por Reuters, Emilio Loriente, presidente y uno de los fundadores de Incarlopsa, reconoció el interés de inversores extranjeros pero dijo que los accionistas no están buscando activamente la venta de la compañía.

Incarlopsa, fundada hace 40 años, produce salchichas, jamón serrano y otros productos derivados del cerdo y obtuvo un resultado bruto de explotación 75 millones de euros en 2017. Desde hace 20 años trabaja para Mercadona, donde va casi toda su producción.

La operación propuesta otorgaría un valor de empresa, deuda incluida, de unas 16 veces Ebitda frente a la media de la industria en Europa que se sitúa en unas 10 veces.

China es el mayor consumidor en el mundo de productos derivados del cerdo y varios inversores del país han comprado o se han interesado en los últimos años por algunos de los principales productores agroalimentarios españoles.