El estudio sevillano MV-BIM, empresa consolidada como referente de últimas tecnologías aplicadas a la arquitectura e ingeniería, ha desarrollado un proyecto junto a los estudios de arquitectura de Londres, MDS y PDP Architects para reconstruir un histórico edificio en el centro de Londres.

Originalmente diseñado por John Nash a principios del siglo XIX, Park Crescent es un histórico edificio con alto valor patrimonial, situado en la esquina sur-oeste de Regent’s Par, en el centro de Londres. El edificio original fue destruido en un bombardeo durante la segunda Guerra mundial, y reconstruido a imagen y semejanza del original, en 1960.

Resultado de imagen de estudio sevillano MV-BIM

En 2019 acabará la tercera reconstrucción del edificio, que de nuevo será una copia del original en su fachada principal, pero en esta ocasión, utilizando los más altos estándares de tecnología y sistemas constructivos que existen. El edificio será destinado a viviendas de ultra lujo, entregadas en una envolvente ‘aparentemente’ idéntica al diseño original de
1814.

El proyecto consta de 29.000 metros cuadrados de superficie, que supone una inversión de más de 150 millones de libras (unos 175 millones de euros).. Las obras de demolición del edificio preexistente comenzaron en 2017, y a finales de este año se empezarán a entregarse la primera fase de las 71 viviendas que conforman el proyecto.

Proyecto y obra son un claro ejemplo de diseño arquitectónico para la ‘edificación industrializada’, llevada a cabo mediante tecnología BIM. La tecnología BIM (Building Information Modeling) es una metodología colaborativa, para la gestión de proyectos de edificación y obra civil a través de un modelo digital 3D.

Resultado de imagen de estudio sevillano MV-BIM

Según Jose Mora, uno de los socios fundadores de MV-BIM, este proyecto “ha sido un trabajo fascinante”. “El objetivo era condensar al máximo los plazos de construcción del edificio, para ello construimos un gemelo digital del futuro edificio, de alta definición geométrica, del cual extraemos cantidades de material, planos de prefabricación e instalación en obra, acelerando los procesos de construcción y anticipando a potenciales fallos e imprevistos en obra’.

Aún se conservan partes del edificio original que sobrevivieron a la guerra, y que están protegidas formando importante parte del patrimonio histórico de la ciudad, de forma que han sido integradas al nuevo proyecto. Un ejemplo es el ala sur del edificio que da a la calle Portland Place, prolongación de Regents Street, formando ambas el eje central que comunica el Regents Park con Picadilly Circus.

La requisitos de conservación de esta fachada, añadidos a los requisitos de calidad, confort y acabados propios de la construcción de lujo, suponen un reto añadido al proyecto.